VHS


VHS, siglas de Vertical Helical Scan (frecuentemente incorrectamente llamado Video Home System), es un sistema de grabación de audio y vídeo analógico. Es parecido físicamente a otro sistema de almecenamiento de únicamente audio (casete), pero con las diferencias de que la cinta magnética es mucho más ancha (1/2 pulgada) y la caja de plástico que la contiene es más grande. La anatomía de un cassette VHS, comprende dos carretes internos y el recorrido de la cinta. Este diseño básico es usado para todos los cassettes. La apertura por donde se accede a la cinta está protegida por una tapa que se abre automáticamente mediante un sencillo mecanismo cuando es introducida en un reproductor VHS.

Historia

Fue desarrollado en la década de 1970 por JVC y lanzado al mercado en 1976 por la propia JVC y su empresa matriz, Matsushita (Panasonic), junto con un grupo amplio de licenciatarias. Vino a competir con el entonces único sistema doméstico del mercado, el Betamax de Sony, también fabricado bajo licencia por Sanyo.

Consiguió popularizarse y convertirse en estándar durante más de quince años gracias a una mejor estrategia de comercialización. Tuvo un sistema de licencias de fabricación más flexible que el de Sony y supieron conocer mejor las necesidades de los usuarios, ofreciendo desde el principio un mayor tiempo de grabación, de dos horas, frente a sólo una hora de los primeros aparatos Beta. Además hicieron alianzas con las distribuidoras cinematográficas (sobre todo la exclusividad sobre las películas pornográficas).

Súper VHS

Aunque la calidad técnica del VHS ha sido mejorada significativamente desde su introducción, su calidad no alcanzó los estándares profesionales, especialmente cuando se necesita edición y efectos visuales. La calidad técnica fue mejorada significativamente con el S-VHS (súper VHS). Algunas nuevas operaciones comenzaron utilizándolo como un formato de captura que podía ser devuelto a la oficina de producción y copiado inmediatamente a un formato de mayor calidad para la edición. Esto minimizaba la pérdida de calidad que implica la edición. El S-VHS se hubiera convertido sin ninguna duda el formato más popular en el trabajo de noticias si no se hubieran lanzado al mercado los nuevos formatos digitales. Ya que estos tienen precios similares y ofrecen mayor calidad técnica.

Reemplazo por nuevas tecnologías

A principios del siglo XXI, los lectores de VHS dejaron de comercializarse a gran escala, siendo sustituidos por nuevos formatos de almacenamiento óptico más avanzados, concretamente por el DVD, por las ventajas que supone frente a los magnéticos como puede ser la menor degradación de la grabación con el paso del tiempo, mayor calidad de imagen y sonido, capacidades multimedia e interactivas, ó costes de fabricación más baratos.

Muy a pesar de la creencia popular, la calidad de imagen máxima posible con un VHS era igual a la posible con Betamax. Apenas sí se han podido medir diferencias en laboratorio. Esto se debe a que para igualar la duración de las grabaciones VHS, Sony redujo la velocidad de arrastre de las cintas en su Betamax, reduciendo así sensiblemente la calidad de la imagen que se podía obtener con los primeros Beta y además haciendo las grabaciones incompatibles con los aparatos ya existentes.

El Laserdisc apareció después como un sistema de mejor calidad de vídeo y audio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario