Secadora




La secadora o secarropas es un aparato electrodoméstico que se utiliza para secar ropa después de su lavado. Su funcionamiento básico consiste en la introducción forzada de aire caliente en el interior de un tambor giratorio de capacidad variable, dentro del cual va dando vueltas lentamente la ropa húmeda. Este tambor puede ser inoxidable, cincado, esmaltado, etc. En algunos casos las toberas de entrada del aire caliente giran a la vez que el tambor y en otros son fijas y solo gira la ropa.

Todas las secadoras incorporan algún tipo de filtro donde se recogen las pelusas de la ropa, así como algún sistema de aviso óptico o acústico de la saturación de dicho filtro.

Existen dos tipos principales de secadora en función del destino del aire residual que sale cargado de humedad:

  • Secadora de evacuación: El aire húmedo se expulsa al exterior a través de un tubo extensible de un diámetro aproximado de 12 cm, que debe ser conducido fuera de la habitación, bien a través de una abertura en la pared o bien a través de una ventana entreabierta. La longitud máxima de dicho tubo no debe exceder los dos metros aproximadamente, para prevenir una eventual condensación del vapor en el propio tubo de salida.

  • Secadora de condensación: El aire húmedo se conduce hacia un condensador donde se enfría bruscamente, con lo que se logra su conversión en agua líquida que es recogida en un depósito accesible. Este depósito debe ser vaciado tras cada uso de la máquina. La ventaja de este sistema es que no necesita instalación de ningún tipo, ni gruesos tubos al exterior, tan sólo una toma eléctrica. Eventualmente puede conectarse a un desagüe apropiado tipo lavadora si no se desea vaciar el depósito tras cada uso. El precio de la secadora de condensación es más elevado que la de evacuación.

Ambos tipos pueden a su vez llevar un sistema de temporización (mediante un dial donde se pone el tiempo de funcionamiento deseado) o de sensores electrónicos (que automáticamente detectan el grado de humedad de la ropa e interrumpen el funcionamiento al llegar al grado de secado preajustado).

Las secadoras de 5 ó 6 kilos de carga tienen un tamaño estandarizado de 85x60x60 pudiendo colocarse directamente sobre una lavadora. Existen asimismo algunas secadoras de menor tamaño, en 3 kilos de capacidad y que pueden ser instaladas incluso colgadas de la pared.

No hay comentarios:

Publicar un comentario